¿Qué es el coaching y en qué te puede ayudar?

 

 

coach-coruña

 

No me ha llevado mucho tiempo aclarar el tema de mi primer post. Y es que creo que el coaching todavía es un gran desconocido, incluso yo me embarqué en esta nueva aventura sin tener del todo claro en qué consistía.


Espero que mi formación y la experiencia acumulada hasta la fecha pueda ayudarme a darte una definición que al menos aclare un poco el concepto.

 

 

 

 

Cuando hablo de Coaching y de que soy Coach, en seguida empiezo a oir: “anda, como los de la Voz!” o cosas por el estilo. Y es que a día de hoy el coaching se ha hecho relativamente conocido gracias a programas como ese. También hay quien me dice: “Ya, lo mismo que se hacía antes pero que ahora le han puesto el nombre moderno de “coaching”, que suena mejor”. Y en cierta medida no les falta razón.

 

El coaching, entendido como el ejercicio de ayudar a otros a mejorar su vida, ha existido siempre. Lo que no existía es la metodología concreta que hoy existe, que en mi opinión es la base de todo buen coach.

Por una parte está la metodología y por otra el perfil personal del Coach.

Y es que no creo que cualquiera pueda ser un buen coach. Creo que ha de reunir ciertas competencias que no todos tenemos. Ha de ser una persona con una alta capacidad de escucha, empática, con habilidades sociales y de relación interpersonal, motivadas por la ayuda al prójimo.

Si tienes estas habilidades personales y además recibes una buena formación en coaching, tienes parte de tu éxito garantizado. Y es que el otro 40% de tu éxito va a depender de la práctica que lleves a cabo. Por eso yo intento practicar lo máximo posible! Cada vez que puedo y veo la oportunidad…tengo a mi marido frito de tanto coaching 😉

Pero sigamos con la definición, que me disperso….

El coaching es pues un proceso. Igual que existe un método para batir las claras y obtener merengue, para realizar un cálculo matemático o para andar en bicicleta, existe una metodología concreta para realizar coaching. Y eso es una garantía.

 

Siguiendo esta metodología y aportando esas competencias que todo buen coach debe tener, podemos acompañar, nunca dirigir, a nuestro cliente hacia un proceso de cambio que le ayudará a mejorar su vida o un aspecto concreto de la misma, aportándole confianza para enfrentarse a un problema o situación concreta.

El coach te ayudará, y esto es en mi opinión fundamental, a salirte de tu tren habitual de pensamiento y valorar distintas opciones, distintos puntos de vista, lo cual te ayudará a ver tus preocupaciones de otra manera. Y viéndolas de otra manera, se te ocurrirán acciones diferentes a las llevadas a cabo hasta ahora.

Y si, a veces necesitamos a otra persona para conseguir esto.

Y no, no siempre un amigo puede conseguirlo.

 

¿Cuántas veces nos enfrascamos en un problema y no dejamos de pensar en él? Normalmente además pensamos en él siempre de la misma manera, ahogándonos cada vez más en el pozo. A mi me ha pasado (y me pasa) infinidad de veces. En esas ocasiones el coaching es de gran ayuda. Nos ayuda a dejar a un lado la queja y las preocupaciones, ponernos un objetivo y pasar a la acción.

 

¿Habré dejado un poco más claro el concepto de coaching o te habré confundido aún más? Como casi todo en la vida, la única manera de tenerlo claro al 100% es probarlo. Y además en este caso no tiene efectos secundarios ni contraindicaciones, así que…..

¿Por qué no? ¿Por qué no darle una oportunidad a algo que puede ayudarte? Ya sólo la expectativa de que pueda efectivamente serte útil vale la pena!

 

 

¿Te ha gustado? Compártelo!Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Tagged on:             

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *