Algo que siempre me preguntan es esto, ¿Cuál es la diferencia entre Psicología, Coaching y Mentoring? y como estoy segura de que tú también tienes esta duda, hoy te traigo la respuesta.

Si empezamos a hablar de las diferencias entre Psicología, Coaching y Mentoring, es fundamental empezar por lo más importante:

Independientemente de la disciplina en sí, lo más importante tanto en la Psicología, el Coaching o el Mentoring, es el perfil personal de aquella persona que lo ejerce. Pues no todo el que quiera ser un buen buen coach, psicólogo o mentor, podrá serlo. Entre las habilidades personales necesarias, destacaría la empatía, las habilidades de comunicación y sobre todo de escucha y la capacidad analítica.

Todas estas disciplinas intentan ayudar al otro, pero desde perspectivas diferentes:

¿Qué pretende la Psicología?

La Psicología es una ciencia que estudia e intenta explicar el comportamiento humano. Se estudia mediante un grado universitario y tiene una duración de cuatro años. Tras estos estudios, podrás dedicarte a la Psicología Clínica, Social o de las Organizaciones, Educativa, etc.

El psicólogo no tiene el mismo método de trabajo que un coach o un mentor. La formación que recibes en los estudios es muy completa en muchos ámbitos pero, desde mi punto de visto, escasa en cuanto a cómo llevar esos conocimientos a la práctica en tu día a día. A pesar de que los psicólogos, como expertos en el comportamiento humano, son unos profesionales totalmente válidos para ayudarte con cualquier acontecimiento de tu vida, laboral o no, suelen identificarse con los problemas mentales, las patologías y los trastornos. Por eso muchas veces a las personas les cuesta decir que van a un psicólogo, pero no a un coach o a un mentor. Afortunadamente, es algo que está cambiando poco a poco.

La psicología clínica, así mismo, suele acudir al pasado para explicar el presente. En la psicología hay el convencimiento de que hay que entender tu pasado para poder orientar tu futuro, algo que no se aborda así desde el coaching o el mentoring.

Una vez explicada la Psicología, podremos entender mejor las similitudes y diferencias con el coaching y el mentoring.

¿En qué te puede ayudar el coaching?

El coaching es una disciplina basada en la ayuda al otro (coachee, que no paciente) a conseguir sus propios objetivos, siempre orientándonos al futuro y dejando atrás el pasado y fijando objetivos, plazos y tareas.

Tiene la ventaja, desde mi punto de vista, que es una metodología totalmente clara y estructurada, útil e incuestionable.

El coach es un experto en hacerte ver las cosas de otra manera, en hacerte preguntas poderosas que te hagan pensar y en acompañarte por el camino que tú mismo escojas.

Como desventaja diría que hay mucho intrusismo, casi cualquier formación vale para hacerte llamar coach, cuando realidad para ejercer como Coach Profesional es necesaria una formación de al menos 125 horas y 500 horas de prácticas. Hay distintas entidades certificadoras, como ICC, que es con la que yo me formé, que ofrecen cursos específicos de coaching.

Pero además de la formación, hace falta un perfil personal muy concreto para ejercer de coach. Y aquí volvemos a las habilidades personales, fundamentales para todo en esta vida!

Como veis, la psicología y el coaching comparten muchas cosas, pero tienen sus diferencias.

¿Y qué pasa con el mentoring? ¿Qué es exactamente el mentoring?

El mentoring es otra metodología diferente, orientada a transmitir conocimientos a otro, a guiarle en su camino porque el mentor puede ofrecer una experiencia y/o conocimiento relevante para el mentorizado. Busca un desarrollo profesional y/o personal de alguien.

El coach no te dirá jamás lo que tienes que hacer, serás tú el que lo descubras. El mentor sí te orientará hacia donde dirigirte y cómo hacerlo. El psicólogo te ayudará a ver porqué estás actuando de esa manera.

¿A dónde es mejor acudir? ¿Al psicólogo, al coach o al mentor?

Pues como en todo, depende de los resultados que busques y de cual sea tu objetivo. Yo acudiría a un psicólogo para todo en la vida, acudiría a un buen coach si busco un cambio en mi vida o si quiero afrontar un nuevo reto, si me encuentro estancado/a y quiero encontrar la manera de salir del hoyo. Y acudiría a un mentor cuando quiero desarrollarme en alguna faceta o área de conocimiento y necesito a alguien que me guíe.

Por ejemplo, iría al psicólogo por una ruptura emocional que me ha dejado tocada, al coach para darle un giro a mi vida profesional y/o personal y buscaría un mentor para trabajar con él/ella en ese ámbito nuevo de trabajo en el que quiero sobresalir.

¿Te he aclarado las diferencias entre psicología, coaching y mentoring? Espero que si!

En mi caso, en las sesiones de coaching que llevo a cabo combino estas tres disciplinas:

Yo soy Psicóloga de formación, por lo que mi enfoque siempre es desde ese punto de vista. Posteriormente me formé en coaching y la estructura de mis sesiones es desde esa disciplina. Me siento totalmente identificada con el coaching y siempre parto de la base del que mejor conoce sus circunstancias es el coachee y es el que tiene todas las respuestas, aunque no sea capaz de verlas. Uso el mentoring en aquellos momentos en los que considero que mi experiencia como profesional en el ámbito de los RRHH pueden aportar a la persona con la que trabajo a conseguir sus resultados.

Y hasta aquí las diferencias y similitudes de Psicología, Coaching y Mentoring. Espero haberte ayudado con ello!

Etiquetado en:        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *